Microbiotas, bífidus y probióticos: Qué son, cómo nos protegen y qué alimentos los contienen

Las microbiotas, los bífidus y probióticos son microorganismos beneficiosos que viven en nuestro intestino y desempeñan funciones vitales para la digestión y la protección del estómago. Lo que muchos conocemos como “bacterias buenas”. En la entrada al Blog de salud de hoy, vamos a intentar explicar qué son exactamente estas bacterias buenas, qué alimentos las contienen de forma natural y cómo podemos introducirlas en nuestra dieta de manera adecuada. Llegan las vacaciones y es importante no descuidar nuestra dieta.

Las microbiotas son comunidades de microorganismos que habitan en nuestro cuerpo, y resulta que el intestino alberga una de las más grandes y diversas. Estas bacterias, hongos y virus cumplen un papel fundamental, ya que ayudan a descomponer los alimentos, absorber los nutrientes y fortalecer el sistema inmunológico, además, de jugar un papel esencial en la protección del estómago contra patógenos y enfermedades.

Uno de los grupos de bacterias beneficiosas más conocidos son los bifidus. Estas bacterias del género Bifidobacterium son parte de la flora intestinal y se consideran probióticos. Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se consumen en cantidades adecuadas, ofrecen beneficios para la salud. Los bifidus tienen la capacidad de equilibrar la flora intestinal, mejorar la digestión, fortalecer el sistema inmunológico y prevenir el crecimiento excesivo de bacterias dañinas.

En nuestra dieta diaria tenemos a nuestro alcance muchos alimentos que contienen bacterias buenas de forma natural y que pueden ayudarnos a mantener una microbiota equilibrada y saludable. Te contamos algunos:

  • Yogur: Es una excelente fuente de bacterias beneficiosas como el Lactobacillus y el Bifidobacterium. En la medida de lo posible, elige yogures sin azúcar añadido y con cultivos vivos y activos.
  • Kéfir: Similar al yogur, el kéfir es una bebida fermentada que contiene una amplia variedad de bacterias beneficiosas. También es rico en calcio y proteínas.
  • Chucrut: El chucrut es col fermentada y contiene bacterias lácticas beneficiosas, como el Lactobacillus plantarum. Es importante consumirlo sin pasteurizar, ya que el proceso de pasteurización puede eliminar las bacterias beneficiosas.
  • Kimchi: El kimchi es una preparación coreana hecha de col fermentada con especias. Al igual que el chucrut, es una excelente fuente de bacterias beneficiosas.
  • Otros alimentos fermentados: Además de los mencionados anteriormente, el miso, el tempeh y el kombucha también contienen bacterias beneficiosas que pueden mejorar la salud digestiva.

La cantidad adecuada de bacterias buenas que debemos introducir en nuestra dieta puede variar según cada persona. Sin embargo, se recomienda consumir alimentos probióticos regularmente como parte de una alimentación equilibrada y para ello, por ejemplo, incluir una porción de yogur o kéfir al día puede ser beneficioso. 

También es importante consumir alimentos probióticos, que son fibras que alimentan a las bacterias beneficiosas. Te ponemos algunos ejemplos concretos:

  • Plátanos y alcachofas: ayudan a promover el crecimiento y la actividad de las bacterias beneficiosas en nuestro intestino. 
  • Cebolla y ajo: ambos son alimentos ricos en prebióticos, especialmente en fructooligosacáridos (FOS), que ayudan a estimular el crecimiento de bacterias beneficiosas en el intestino.
  • Espárragos: contienen una fibra llamada inulina, que es un prebiótico natural y ayuda a promover el crecimiento de bifidobacterias en el intestino.
  • Puerro: también es una fuente de inulina, lo que lo convierte en un alimento probiótico y es fácil incorporarlo en sopas, guisos o salteados.
  • Raíz de achicoria: es rica en inulina y se utiliza comúnmente como fuente de probióticos en suplementos alimenticios y mezclas de café.
  • Raíz de jengibre: Además de sus propiedades antiinflamatorias y digestivas, el jengibre también contiene probióticos que pueden ayudar a alimentar las bacterias beneficiosas en el intestino.
  • Legumbres: judías o alubias, garbanzos y lentejas son excelentes fuentes de fibra dietética, incluyendo probióticos. 
  • Avena: es un cereal integral que contiene una fibra soluble llamada beta-glucano, que actúa como probiótico y puede ayudar a mantener un equilibrio saludable de bacterias en el intestino.
  • Manzanas: son una fuente natural de fibra, incluyendo pectina, que tiene propiedades prebióticas. Se recomienda consumirlas con piel, ya que es donde se encuentra la mayor cantidad de fibra.

Es importante tener en cuenta que cada persona puede tener una respuesta y tolerancia diferente a los alimentos probióticos. Por eso es recomendable introducir estos alimentos gradualmente en la dieta y observar cómo reacciona tu cuerpo. Además, asegúrate de mantener una dieta equilibrada y variada, para promover una salud digestiva óptima.

AVISO: La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con un médico. El grupo sanitario Ribera no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan relacionados con los blogs, pero si es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este blog están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo el grupo sanitario Ribera de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos que en él aparezcan. El acceso y utilización de este blog no confiere al visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida, salvo que medie expresa autorización por escrito del grupo sanitario Ribera.

El grupo sanitario Ribera se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.

Deja un comentario