Beneficios del deporte en las personas con cáncer: ejercicios recomendados

El próximo domingo se conmemora el Día Mundial contra el cáncer. Y en ese contexto hemos preguntado a dos oncólogos y un rehabilitador del grupo sanitario Ribera sobre los beneficios del ejercicio físico para los pacientes oncológicos y qué tipo de deporte es el más recomendado. Los doctores Jose Balsalobre y Magda Palka, oncólogos de los hospitales Ribera Virgen de la Caridad (Cartagena) y el Hospital Universitario de Torrejón (Madrid), junto con Carlos Cáceres, supervisor de Rehabilitación del hospital Ribera Povisa, todos ellos del grupo sanitario Ribera, nos dan las claves que puedes leer en esta entrada al blog de salud de hoy, muy recomendables para pacientes oncológicos.

Los beneficios de la práctica de ejercicio físico regular y de bajo impacto son los siguientes:

  • Prevención del cáncer: La actividad física regular se ha asociado con un menor riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de mama, colon y pulmón. El ejercicio ayuda a mantener un peso saludable, mejorar el sistema inmunológico y reducir la inflamación, lo que contribuye a la prevención del cáncer.
  • Reducción de efectos secundarios en los tratamientos: El ejercicio puede ayudar a mitigar algunos de los efectos secundarios del tratamiento del cáncer, como la pérdida de fuerza muscular, la fatiga y la depresión.
    • Con ejercicios de fuerza, por ejemplo, se ha comprobado que los tumores suelen “absorber” mayor cantidad de fármaco por aumento de metabolismo (presión arterial y frecuencia cardíaca aumentan) lo que puede traducirse en dosis menores de quimioterapia y a su vez, ésta se metabolizará antes por lo que los efectos indeseados de la quimioterapia pueden ser menos y de menor intensidad y tiempo.
    • El ejercicio puede ayudar a reducir la fatiga
  • Ayuda a mantener rutinas de sueño y alimentación saludables: una actividad física moderada y constante facilita el descanso y una alimentación saludables. Hay que recordar que el peso es un factor en la progresión del cáncer y en la efectividad de ciertos tratamientos.
  • Mejora de la calidad de vida en general: una mejor forma física, menos efectos secundarios en el tratamiento y más fuerza, junto con una menor sensación de fatiga, y el mantenimiento de la fuerza muscular y la movilidad, ayuda a mejorar la calidad de vida del paciente.
  • Mejora la salud mental: Ayuda en la gestión del estrés y la ansiedad y mejora el estado de ánimo, al tiempo que ayuda a los pacientes porque refuerza su sensación de independencia y autonomía.
  • Aumento de la supervivencia: En algunos estudios, se ha observado que la actividad física regular está asociada con una mayor supervivencia en personas diagnosticadas con cáncer. A su vez también está relacionado con un menor riesgo de recaída de la enfermedad. En ciertos tipos de cáncer, como el de mama y colon, el ejercicio regular se ha relacionado con un menor riesgo de recurrencia.
  • Ayuda a la recuperación después del tratamiento: Después de completar el tratamiento del cáncer, el ejercicio puede desempeñar un papel crucial en la recuperación. Puede ayudar a restaurar la fuerza muscular, mejorar la función cardiovascular y ayudar en la recuperación emocional y mental.
  • Fortalecimiento muscular y cardiovascular: La actividad física contribuye al fortalecimiento muscular y a la mejora la función cardiovascular. Esto es especialmente importante ya que algunos tratamientos contra el cáncer, o bien el propio cáncer, pueden causar pérdida de masa muscular y debilidad.

Ejercicios recomendados para pacientes oncológicos

Algunas formas de realizar ejercicio que se consideran beneficiosas para pacientes oncológicos son:

  • Caminatas: Una actividad de bajo impacto que puede adaptarse según la condición física. Si la forma física del paciente es baja antes de empezar el tratamiento, se recomienda empezar con rutinas de unos 30 minutos al día caminando.
  • Yoga, pilates y tai-chi: Son beneficiosos para mejorar la flexibilidad, reducir el estrés y mejorar el equilibrio. A su vez, se ha visto que reduce el dolor articular ocasionado por ciertos tratamientos, como puede ser la hormonoterapia que se utiliza en el cáncer de mama.
  • Natación: Es una excelente opción de ejercicio de bajo impacto y con gran mejoría de los dolores musculares y óseos.
  • Ejercicios de fuerza: Ayudan a mantener la masa muscular y la fuerza. Además, está comprobado que facilita la absorción de la medicación en los tratamientos de quimioterapia.

AVISO: La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con un médico. El grupo sanitario Ribera no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan relacionados con los blogs, pero si es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este blog están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo el grupo sanitario Ribera de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos que en él aparezcan. El acceso y utilización de este blog no confiere al visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida, salvo que medie expresa autorización por escrito del grupo sanitario Ribera.

El grupo sanitario Ribera se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.

Deja un comentario