La Unidad del Paciente Crónico de Ribera Povisa evita un millar de ingresos de pacientes vulnerables

  • El servicio ofrece atención personalizada a enfermos con insuficiencias cardíacas o respiratorias con una edad media de 84 años
  • Mejora la calidad de vida de los pacientes, que disponen de un seguimiento telefónico y presencial para actuar de manera precoz ante una descompensación

Vigo, 6 de mayo de 2022.- La Unidad de Paciente Crónico de Ribera Povisa ha evitado 922 estancias hospitalarias desde su implantación, a finales de 2020. El servicio está dirigido a personas de edad avanzada -la media es de 84 años- con enfermedades crónicas como insuficiencia cardíaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y hepatopatía y con varios ingresos por descompensaciones. El objetivo es actuar de manera precoz ante cualquier crisis y disminuir las visitas a los servicios de urgencias y los ingresos, mejorando su calidad de vida.

El equipo, integrado por la doctora Luisa Valle y la enfermera Montse Iglesias, gestiona consultas telefónicas y presenciales cuya frecuencia varía en función de cada caso. Además de un seguimiento estrecho, se les ofrece información sobre la enfermedad y los signos de alarma, recomendaciones para la vida diaria, se entrega una hoja de tratamiento actualizada y se planifican controles y pruebas que evitan desplazamientos innecesarios.

Existe también otro tipo de consulta, no programada, que se produce cuando es el paciente quien llama advirtiendo de una crisis o un empeoramiento. En este caso, se le evalúa directamente en el Hospital de Día de la Unidad de Paciente Crónico sin pasar por urgencias. Tras la administración de tratamiento, y según la respuesta clínica, se determina el ingreso directo, seguimiento domiciliario ya sea teleasistido o con el servicio de hospitalización a domicilio o planificación de un seguimiento estrecho en consulta.

Esta atención personalizada está centrada en las necesidades del usuario y de sus familiares, para que se mantengan el mayor tiempo posible estables y en su entorno habitual. Al reducir los ingresos innecesarios, se evita también el deterioro funcional que conlleva la hospitalización.

El paciente está en todo momento arropado por el equipo, que consigue que se implique activamente en su cuidado personal, tomando de forma correcta el tratamiento, controlando su peso y realizando ejercicios en casa. Para los afectados por EPOC se acaba de poner en marcha además un programa de rehabilitación respiratoria diseñado a medida con el fisioterapeuta Adrián Martín, donde se evalúa la técnica de inhalación y se elabora un plan de ejercicios para aumentar la fuerza y la capacidad pulmonar.