Vanessa Lillo: “Los enfermeros sanamos, aliviamos, consolamos y acompañamos a aquellos que más lo necesitan”

La enfermería es el corazón de la salud. Cada día, millones de enfermeras y enfermeros en todo el mundo desempeñan un papel vital en el cuidado y bienestar de las personas, desde la atención directa del paciente hasta la coordinación de equipos médicos y la promoción de la salud. Desde SaludIdeal hablamos con Vanessa Lillo, directora de enfermería del Hospital Ribera Juan Cardona, con motivo del Día Internacional de la Enfermería, que se celebró el pasado 12 de mayo.

¿Cuál es el papel fundamental que desempeña la enfermería en la atención médica en el Hospital Ribera Juan Cardona?

Las funciones fundamentales de la enfermería se desempeñan en cuatro áreas, que son: promover la salud, prevenir la enfermedad, restaurar la salud y aliviar el sufrimiento. Estas son las cuatro áreas en las que las enfermeras centramos principalmente todos los cuidados y todo nuestro trabajo. 

¿Cuáles son los mayores desafíos a los que se enfrenta el personal de enfermería en la actualidad, y qué medidas se están tomando para abordarlos?

Actualmente, teniendo en cuenta cómo va evolucionando la sociedad, destacaría tres grandes desafíos: la salud mental -ya no es solamente para la enfermería, sino para todo el conjunto del sistema sanitario-; la introducción de los avances tecnológicos; y la demanda de profesionales para reforzar el sistema y poder dar servicio y cobertura a todas las necesidades. 

Centrándonos en la salud mental, es crucial adaptarnos a una sociedad que tiende hacia la inmediatez y los ideales irreales en lugar de la autenticidad en las relaciones humanas. Este paradigma nos sumerge en la superficialidad mientras, paradójicamente, crece el sentimiento de soledad. Como profesionales de enfermería, es imperativo reinventarnos para comunicarnos efectivamente con personas de todas las edades, comprendiendo y respondiendo a las demandas y al estado actual de la sociedad.

Con la rápida introducción de avances tecnológicos, ese cambio constante, nos obliga a estar en una continua formación y a participar en cambios constantes para asegurar que esta tecnología se adapta a los cuidados que necesitan los pacientes. La enfermería desempeña un papel fundamental al proporcionar una perspectiva que guíe la adaptación de estos avances tecnológicos a las nuevas necesidades que surgen en el ámbito de la salud.

El tercer punto aborda la demanda de profesionales en el sector. En la actualidad, enfrentamos una escasez de personal que dificulta satisfacer las necesidades de los servicios. Para abordar este desafío, proponemos la implementación de planes estratégicos que garanticen la estabilidad laboral, ofrezcan formación especializada y promuevan la conciliación familiar en nuestro centro. Estos planes estratégicos, integrados dentro del grupo Ribera, nos permitirán captar y cubrir eficazmente los puestos de difícil cobertura. 

¿Cuáles son los valores fundamentales que guían el trabajo diario del equipo de enfermería en su hospital?

Nuestro enfoque principal se centra en nuestros pacientes, siendo el valor fundamental que guía nuestro quehacer diario. Todas nuestras actividades, programas y decisiones están orientadas hacia la prestación de una atención de mayor calidad y seguridad para aquellos que acuden a nuestro centro. Además, nos comprometemos a mantener la integridad, asegurando que nuestra atención enfermera sea siempre coherente con los principios éticos y prácticas establecidos en el Código de Ética de Enfermería.

La confidencialidad y la responsabilidad también ocupan un lugar primordial en nuestro trabajo, ya que estamos dedicados a mejorar constantemente el servicio de cuidados, promoviendo así una cultura de enfermería basada en la colaboración y el trabajo en equipo. Es esencial que dentro de nuestro grupo sanitario se fomente el trabajo conjunto para garantizar que todos estos valores se reflejen en nuestros programas de atención al paciente de manera efectiva.

¿Cómo ha sido la adaptación del personal de enfermería a los avances tecnológicos en el ámbito de la salud en el Hospital Ribera Juan Cardona?

La adaptación es la capacidad de la persona para adecuar su conducta a las características del medio en el que vive, consiguiendo así que seamos más eficientes sin perder el objetivo. 

Partiendo de esta definición, es muy fácil adaptarse porque la enfermería en sí siempre lo ha hecho, a lo largo de su historia ha ido evolucionando, como profesión me refiero. En ocasiones adaptándose a los cambios y en otras ocasiones siendo la precursora de ese cambio, pero siempre centradas en buscar mantener la integridad, la calidad y la seguridad del paciente. En general, se trata de contribuir a promover, mantener y mejorar la salud y la calidad de vida de las personas.

Entonces, la tecnología es una herramienta más que nos permite poder desempeñar nuestra labor con mayor precisión, menor tiempo y mayor alcance.

¿Cuáles son los principales logros o reconocimientos que ha recibido el equipo de enfermería del Hospital Ribera Juan Cardona en los últimos años? 

El principal reconocimiento y logro es la satisfacción de los pacientes y familiares que pasan por nuestro centro. Es nuestra principal motivación y motor para trabajar hacia la excelencia y la calidad asistencial.

Partiendo de esa premisa, hemos obtenido distintos reconocimientos a nivel institucional, como son la certificación INE 179.003, que es la norma para la gestión de riesgos para la seguridad del paciente. La certificación UNE 179.006 del Sistema de Vigilancia, Prevención y Control de Infecciones. También me gustaría destacar que hemos quedado finalistas en los Premios SaluDigital 2023 a la Originalidad Tecnológica por la campaña Ritmos de Vida. 

A gran escala los hospitales de Ribera recibieron siete premios Top 20 para la Gestión Global de sus hospitales por la eficiencia, sostenibilidad, calidad y seguridad al usuario. 

¿Cómo se promueve la colaboración y el trabajo en equipo entre los diferentes departamentos y profesionales de salud en el hospital?

Nuestro trabajo se encuentra enfocado en la calidad de la atención del paciente, todos los profesionales que rodeamos al usuario nos comunicamos para así proporcionar una continuidad en los cuidados, que es fundamental.  Desde que entra el paciente -desde la consulta o desde urgencias hasta su alta, pasando o bien por un ingreso o no-, tenemos que tener muy claro que tenemos que darles la continuidad en los cuidados y un seguimiento. 

Un ejemplo es la Comisión Clínica de Enfermería, allí nos reunimos distintas representaciones de cada servicio, damos una visión de los cuidados que se tienen que realizar para que así no se pierda esa continuidad asistencial desde el inicio, desde que entra, hasta que son dados de alta.

O, por ejemplo, la Comisión de Experiencia del Paciente, donde nos reunimos para ver cuáles son las demandas que nos traen los pacientes, las asociaciones, en qué podemos seguir mejorando, cómo podemos ir ayudando y si realmente estamos dando cobertura a esa demanda. 

¿Cuál es la importancia de la formación continua y la educación profesional para el personal de enfermería en su hospital? 

Desde el Grupo Ribera creemos firmemente en la necesidad de formación continuada y en estar a la vanguardia de las técnicas, cuidados y tratamientos disponibles en la actualidad. 

Es por eso que hemos desarrollado procesos de formación para el personal, fomentando la participación en congresos, contemplando las horas de formación dentro de la jornada laboral. Hemos hecho sesiones de cuidados dentro de las distintas categorías profesionales que conforman, ya no solamente la enfermería, sino auxiliares de clínicas, y otras categorías. Y un ejemplo que sí que me gustaría destacar son las I Jornadas en Cuidados “Ecografía y accesos vasculares”, que organiza el Hospital Ribera Povisa en colaboración con la Fundación Ribera Salud y en la que nosotros, el Hospital Ribera Juan Cardona, vamos a participar activamente. 

¿Hay alguna historia o experiencia destacada que le gustaría compartir sobre el trabajo del personal de enfermería en el Hospital Ribera Juan Cardona?

Es conmovedor ser testigo del viaje de nuestros pacientes: ver cómo llegan, cómo se van, y cómo nos convertimos en parte de sus vidas. Cuando llegan, suelen estar vulnerables y llenos de miedo. Especialmente impactante es el caso de un niño pequeño con autismo, quien, debido a su condición, enfrentaba aún más dificultades para comunicarse con su entorno y expresar sus necesidades.
 

Al principio, la comunicación con este niño era todo un desafío. Sin embargo, día a día, con dedicación y paciencia, logramos crear un ambiente de seguridad y confianza que le permitió abrirse y florecer. Pasó de estar completamente retraído y asustado a expresarse a través de dibujos dedicados a cada una de las enfermeras. Incluso, cuando viene a sus revisiones ambulatorias, siempre encuentra un momento para pasar por la planta y saludarnos con una sonrisa. Es gratificante ver cómo nuestro cuidado y afecto pueden transformar la experiencia de un paciente, brindándole el apoyo y la atención que tanto necesita. 

¿Qué mensaje le gustaría enviar a la comunidad en general en el Día Internacional de la Enfermería sobre la labor de la enfermería en el hospital? 

Nuestra labor, como ya comenté anteriormente, es la de la profesionalización de los cuidados en todas las fases de la vida de las personas. Pero hay una frase que quiero compartir, que me gustó muchísimo y que me marcó cuando estudiaba la carrera, que es de Virginia Henderson, una de las pioneras de la enfermería, y es: “Si puedes curar, cura. Si no puedes curar, alivia. Si no puedes aliviar, consuela. Y si no puedes consolar, acompaña”. 

Considero que todas esas acciones son las que moldean el camino de una persona a lo largo de la vida. Por eso, desde aquí, me gustaría compartir con la población esa frase de Virginia Henderson que resume el verdadero significado del cuidado, del alivio, del acompañamiento y del consuelo. 

Quiero expresar mi más sincero agradecimiento a todos los profesionales que ejercen su labor de forma inquebrantable las 24 horas del día, los 7 días de la semana. En especial, quiero destacar el arduo trabajo de los profesionales de nuestro centro, quienes hacen posible que cada día se pueda sanar, aliviar, consolar y acompañar a aquellos que más lo necesitan.

Deja un comentario