INFÓRMATE
GRATIS

×
LLÁMANOS
INFÓRMATE
Main » GRADO DE ENFERMERÍA, Sin categoría » María Rodríguez: «Quiero descubrir la enfermería más allá de nuestro país»

María Rodríguez: «Quiero descubrir la enfermería más allá de nuestro país»

Cada comienzo de curso, la Escuela renace espoleada por las esperanzas, dudas y sueños de los estudiantes, los nuevos y los veteranos. Prender en ellos la mecha de la curiosidad es una de las marcas de la casa, un empeño del profesorado que va más allá del currículo educativo y que, en el caso de María Rodríguez, ha dado un vuelco a su itinerario formativo y, posiblemente, laboral. Su experiencia Erasmus ha supuesto un punto de inflexión que compartimos de cara al nuevo curso, para que empieces el año con ganas de más y aproveches la oportunidad de ampliar formación con estas becas o solicitando prácticas en los hospitales del grupo Ribera. Al fin y al cabo, «viajar es vivir», en palabras de Hans Christian Andersen.

La experiencia de la ya enfermera María Rodríguez Rodríguez (graduada el pasado junio en Cepovisa) puede ayudarte. No solo descubrió su verdadera vocación durante sus cuatro meses de Erasmus en Portugal este 2022, en el Centro Hospitalar Tondela-Viseu, sino que ha encendido en ella la pasión por los idiomas y «la confianza para salir de mi zona de confort y querer descubrir la enfermería más allá de nuestro país».

Pregunta.- ¿Qué te llevó a probar esta experiencia?

Respuesta.- Tenía ganas de conocer la enfermería más allá de Vigo, y Portugal es un país que siempre está entre mis preferencias. Me gusta mucho su cultura, el idioma y tenía ganas de conocer cómo trabajaba una enfermera allí y aprender el idioma. Además, mi compañera de clase Alba Díaz también compartía esta idea de integrarnos en la cultura de nuestros vecinos, por lo que me animé a compartir esta oportunidad con ella.

P.- ¿Qué es lo que más destacarías del hospital en el que estás?

R.- Lo que más destacaría del Centro Hospitalar Tondela-Viseu es su estructura. Era un hospital muy grande que llamaba la atención por los jardines tan grandes y cuidados que tenía. Aquí no es muy habitual ver un hospital en el centro de la ciudad con una estructura tan grande.

P.- ¿Te animaron tus profesores a ir?

R.- Los profesores de la escuela nos dieron la oportunidad de poder disfrutar de una estancia Erasmus y nos dijeron que podría ser una experiencia muy buena para nuestra formación, para poder comparar el método de trabajo en diferentes países. Después de la charla de Erasmus que tuvimos, muchos compañeros nos animamos con ilusión, ya que cada uno tenía una preferencia en mente. Por causa del COVID solo las que escogimos destino en Portugal pudimos ir a realizar las prácticas, pero seguramente habría sido una experiencia muy enriquecedora en el resto de los países ofertados, como lo fue para nosotras en Viseu.

P.- ¿Qué te ha aportado esta experiencia profesionalmente?

R.- Me ha aportado mucho a la hora de poder desenvolverme en otro idioma. Esta profesión necesita de muchos cuidados y educación para la salud, y el conseguir dejar la vergüenza de fallar en el idioma es un gran paso que te refuerza como profesional sanitario. Además, pudimos hacer un periodo en la planta de Obstetricia y otro en la planta de Pediatría; en ambas me gustaría especializarme en un futuro.  Para mí fue una gran experiencia.

P.- ¿Tuviste la oportunidad de conocer gente diferente?

R.- Conocí a mucha gente que me acogió en su país con los brazos abiertos, integrándome en su cultura y forma de vivir. Y personas que estaban haciendo intercambios al igual que yo, de Angola y Cabo Verde, Brasil y Francia. Incluso durante la estancia Erasmus me apunté a clases de inglés y francés para poder prestar mejores cuidados de calidad y asistencial a las personas que no hablaban el portugués.

Seguramente, de no haber ido a un Erasmus, no me habría despertado tanta curiosidad aprender otros idiomas.

«Me gustaba enseñar a los que eran más mayores palabras en español para que luego me vieran y se acordaran de la “enfermera española”

P.- ¿Qué cosas nuevas has podido poner en práctica?

R.- Durante la estancia, pude aprender a tratar con niños en una planta de pediatría, con ellos todo es diferente, tienes que aprender a cuidarlos sin que se sientan indefensos. Por eso, me gustaba enseñar a los que eran más mayores palabras en español para que luego me vieran y se acordaran de la “enfermera española”, y no como la enfermera que les había hecho daño poniendo una inyección.

Con los más pequeños buscaba un ratito para jugar con ellos en la “Sala de brincar”, como ellos le llamaban, para que no vieran la figura de la enfermera como una amenaza, sino como una persona que está haciendo todo lo posible para que se sientan mejor.

«En los cuatro meses que estuvimos en Portugal, siempre contamos con el apoyo de la Escuela cuando llamábamos por alguna dificultad»

P.- ¿Contaste con el apoyo de la Escuela mientras estabas fuera?

R.- En los cuatro meses que estuvimos en Portugal, siempre contamos con el apoyo de la Escuela cuando llamábamos por alguna dificultad. Al otro lado del teléfono estaba Alicia Muiños y el resto del equipo que la apoya para llevar a cabo los proyectos Erasmus. En alguna situación, sobre todo al principio, cuando todavía no estaba adaptada, recuerdo haber llamado a Alicia preocupada y ella ayudarme en todo lo posible desde Vigo. Para mí, que Alicia sea la responsable de orientarnos en los Erasmus significa ir seguro y tranquilo allá donde vayas.

P.- ¿Qué crees que aporta esta oportunidad a los futuros alumnos de la Escuela?

R.- Sobre todo, seguridad, muy importante en nuestra profesión. El salir de tu zona de confort, de tu país, de tu idioma, en un hospital nuevo con compañeros nuevos, va a aportar mucho a la formación del alumno como futura enfermera, ya que aprendes a ver los problemas menores de otra forma.

El ser capaz de desenvolverte en un idioma que no es el nativo de cada uno permite desarrollarte a nivel personal, ya que pones a prueba muchas situaciones desafiantes.

P.- ¿Te ha hecho cambiar a nivel personal?

R.- Tengo una mayor confianza en mí misma porque pude resolver situaciones fuera de mi casa y mi zona de confort. Además, gracias a las prácticas que realizamos en Portugal, en sala de partos y obstetricia, me di cuenta de que realmente lo que quiero ser es matrona; me encantó poder compartir tantas experiencias con las madres y recién nacidos. Desde mi punto de vista, en Portugal se hacen muy bien los cuidados relacionados con la promoción de la salud.

Los alumnos teníamos que comunicarnos mucho con las madres para enseñarles todo acerca de esta primera fase de la vida, por lo que me permitió adquirir mucho vocabulario relacionado con la materia y establecer una mayor conexión con las pacientes.

«Esta experiencia me ha dad la confianza para salir de mi zona de confort y querer descubrir la enfermería más allá de nuestro país»

P.- ¿Volverías a escoger un Erasmus?

R.- Sí. Es más, gracias a esta oportunidad tan gratificante, me planteo ir a trabajar fuera de España para aprender nuevos idiomas y formas de trabajar en otras culturas. Esta experiencia me ha dado la confianza para salir de mi zona de confort y querer descubrir la enfermería más allá de nuestro país.

Deja un comentario