SOMOS RIBERA ESTÉTICA

CoolSculpting

El CoolSculpting es un tratamiento no invasivo que utiliza la aplicación de frío
para reducir capas de grasa mediante lipólisis. La temperatura que se aplica
para conseguir los efectos deseados varía en función de la cantidad de grasa a eliminar.

El CoolSculpting es un tratamiento no invasivo que utiliza la aplicación de frío para reducir capas de grasa mediante lipólisis. La temperatura que se aplica para conseguir los efectos deseados varía en función de la cantidad de grasa a eliminar. Las zonas del cuerpo que se pueden tratar con esta técnica son la papada, la zona axilar, cara interna de los brazos, abdomen, espalda, cartucheras, interior de los muslos, parte baja de los glúteos y rodillas.

¿Cómo se realiza?

Se trata de un procedimiento con una duración aproximada de entre una y tres horas. Una vez que se ha seleccionado la zona a tratar, se protege la piel con la aplicación de un apósito adhesivo. Sobre éste se coloca el dispositivo que permite la aplicación de frío hasta alcanzar la temperatura óptima durante el tiempo requerido. Una vez finalizado el procedimiento, durante unos minutos, se procede a masajear la zona para favorecer la eliminación de las células adiposas.

Indicaciones

Esta indicado, tanto para hombres como para mujeres, que quieran eliminar la grasa de zonas específicas del cuerpo de manera no invasiva.

Resultados

Los resultados empiezan a ser visibles en las primeras dos o tres semanas. En las siguientes, se apreciará de forma más evidente la pérdida de volumen lo que mostrará un cuerpo más moldeado. El equipo médico le informará del número y periodicidad de las sesiones para obtener los mejores resultados.

Cuidados post tratamiento

Tras el procedimiento pueden aparecer rojeces, una ligera inflamación y dolor leve en la zona tratada.
Son efectos que desaparecerán de forma natural en un corto plazo de tiempo.
No es preciso un periodo de convalecencia, por lo que podrás reincorporarte a tus
actividades cotidianas inmediatamente.