Plasma rico en plaquetas

El plasma rico en plaquetas (PRP) es una técnica por la cual se realiza extracción de sangre del propio paciente (procedimiento similar a una analítica), para centrifugarla y separar el plasma rico en plaquetas, el cual será activado de manera que estas plaquetas liberen sus factores de crecimiento.
Este concentrado se inyecta mediante múltiples punciones en cuero cabelludo, de forma que estos factores de crecimiento aplicados localmente producen una estimulación a nivel de la raíz del pelo, que mejora el crecimiento capilar y disminuye su caída.
Es un procedimiento que se realiza en consulta y no requiere preparación específica, pudiendo el paciente volver a su actividad diaria al salir de la consulta. Es ligeramente doloroso pero en general tolerable, aunque en algunos casos puede ser necesario el uso de anestésicos tópicos o mecanismos de vibración para ayudar a hacerlo menos molesto.
Dado que se trata de un procedimiento en el que se inyectan sólo componentes de la propia sangre del paciente, podríamos realizarlo sin ningún tipo de efecto sistémico, sólo local en la zona de aplicación, pudiendo ser utilizado como alternativa en mujeres durante el embarazo cuando están contraindicados la mayor parte de tratamientos.