Piel lisa, efecto lifting. Qué es la toxina botulínica

Pequeñas arrugas de expresión en la frente, la parte superior de la nariz o la comisura de la boca. Hay gestos que nos definen… y también nos pasan factura con el paso de los años. Pero sin duda, también influye en su formación y definición la genética, las horas de sol acumuladas, agentes contaminantes como el tabaco o el cuidado y la hidratación diaria de la piel desde la infancia. En cualquier caso, conseguir una piel lisa no es ni mucho menos imposible. Y no hace falta una intervención agresiva. La toxina botulínica se ha convertido en el aliado perfecto de quienes buscan un efecto lifting sin someter a la piel a un estiramiento.

La toxina botulínica es una neurotoxina elaborada a partir de una bacteria. Su administración en una o varias zonas de la cara es una intervención mínimamente invasiva, que relaja temporalmente los músculos y evita que se contraigan, para prevenir la formación de nuevas arrugas y suavizar las existentes, consiguiendo en algunos casos incluso su desaparición. Actúa provocando una disminución importante de la contracción de los músculos faciales, dejando la piel tersa y tonificada, corrigiendo las arrugas y previniendo su progresión.

Se aplica mediante inyecciones muy precisas directamente en la zona seleccionada. Además, este tratamiento facial se puede complementar con otros médico-estéticos como el láser o los rellenos faciales. Además, los resultados son bastante inmediatos, aunque los efectos se aprecian mejor entre el tercer y el quinto día desde el tratamiento, y suelen ir desapareciendo progresivamente a lo largo de cinco o seis meses.

¿Mejor bótox o ácido hialurónico? Depende

Si duda es si es mejor la toxina botulínica o el ácido hialurónico, la respuesta es sencilla, según los profesionales de Ribera Estética y, en general, de los profesionales que llevan a cabo tratamientos de medicina estética en el grupo sanitario Ribera. Depende. El bótox está más indicado para los casos en los que la formación de las arrugas es consecuencia de la contracción repetida y continuada de unos músculos. Es verdad que el ácido hialurónico dura unos meses meses (hasta 12) mientras que los efectos de la toxina botulínica no suelen prolongarse mucho más allá de los 6-7 meses, pero es importante que un especialista determine el origen de las arrugas que se quieren corregir para plantear la mejor solución. El ácido hialurónico es más efectivo para rellenar arrugas y surcos, como el nasolabial y para aumentar volumen en labios, pómulos o mentón.

Por eso, es un especialista quien debe determinar el mejor tratamiento para cada paciente.

AVISO: La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con un médico. El grupo sanitario Ribera no se hace responsable de los contenidos, opiniones e imágenes que aparezcan relacionados con los blogs, pero si es informado de que existe cualquier contenido inapropiado o ilícito, procederá a su eliminación de forma inmediata.

Los textos, artículos y contenidos de este blog están sujetos y protegidos por derechos de propiedad intelectual e industrial, disponiendo el grupo sanitario Ribera de los permisos necesarios para la utilización de las imágenes, fotografías, textos, diseños, animaciones y demás contenido o elementos que en él aparezcan. El acceso y utilización de este blog no confiere al visitante ningún tipo de licencia o derecho de uso o explotación alguno, por lo que el uso, reproducción, distribución, comunicación pública, transformación o cualquier otra actividad similar o análoga, queda totalmente prohibida, salvo que medie expresa autorización por escrito del grupo sanitario Ribera.

El grupo sanitario Ribera se reserva la facultad de retirar o suspender temporal o definitivamente, en cualquier momento y sin necesidad de aviso previo, el acceso al blog y/o a los contenidos del mismo a aquellos visitantes, internautas o usuarios de internet que incumplan lo establecido en el presente Aviso, todo ello sin perjuicio del ejercicio de las acciones contra los mismos que procedan conforme a la Ley y al Derecho.