Cómo abordar el latigazo cervical tras un accidente de tráfico

  • El responsable de la Unidad de Tráficos y Laborales recuerda que es fundamental acudir a un centro hospitalario antes de que transcurra un plazo de 72 horas desde el accidente

El día 21 noviembre es el Día Mundial en recuerdo de las víctimas de accidentes de tráfico. El jefe del servicio de Medicina Física y Rehabilitación, Miguel Ángel López, y el supervisor de Rehabilitación, Carlos Cáceres, aclaran todas las dudas sobre uno de los síntomas más habituales tras un accidente, el latigazo cervical.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma más habitual es dolor de cuello, que puede irradiarse a parte posterior de cabeza, a hombros, a brazos y a zona dorsal. Mareos, cefalea, acúfenos (ruido en oídos) y náuseas son habituales, sobre todo los primeros días.

¿Cuándo es recomendable acudir al hospital o a un especialista?

Siempre es recomendable acudir al hospital para realizar una valoración por facultativo. Es habitual que el paciente empiece a notar los síntomas al cabo de unas horas tras haber sufrido el accidente. Es importante que las víctimas de un accidente de tráfico sepan que no deben transcurrir más de 72 horas desde el accidente para acudir a un centro hospitalario a que valoren nuestras dolencias, para no tener problemas de cobertura sanitaria por parte de nuestra aseguradora.

¿Cuánto tiempo tarda en recuperarse un latigazo cervical?

Hay varios factores que contribuyen en la severidad de los síntomas y en el tiempo de recuperación: la edad del paciente (la artrosis reduce la flexibilidad de la columna), la fuerza del impacto, cómo íbamos posicionados en el asiento, cómo estaba colocada la cabeza, la altura adecuada del reposacabezas, el estado de salud cervical previo al paciente (lesiones cervicales previas, pacientes con contracturas musculares habituales), el estado de forma físico (los deportistas se recuperan bastante antes)… Lo habitual es que el paciente precise entre 1-3 meses para retomar la vida previa al accidente con normalidad.

¿Cuál es el tratamiento más aconsejable?

En Urgencias el tratamiento más adecuado es medicamentoso. Habitualmente prescribimos antiinflamatorios y relajantes musculares durante 5 a 10 días. El uso de collarín lo desaconsejamos, salvo que el paciente esté muy sintomático o muy mareado. Los pacientes que no usan collarín suelen recuperarse antes. A partir de la semana de evolución, el tratamiento de elección es la fisioterapia.

¿Puede dejar secuelas?

El término de secuelas en el esguince cervical se emplea “alegremente”, bajo mi punto de vista. Es una pregunta habitual por parte del paciente y claramente tiene connotaciones legales. Los médicos rehabilitadores, que convivimos con pacientes discapacitados, consideramos que una secuela es una situación en la que, a pesar de los esfuerzos terapéuticos realizados, el paciente deja de mejorar y establecemos que su situación clínica será irreversible con el tiempo. Ocurre con pacientes con ictus, algunas fracturas, parapléjicos, amputados,… Afortunadamente los esguinces cervicales tienen buen pronóstico la inmensa mayoría. El término secuelas se suele utilizar  para establecer que el paciente ha dejado de mejorar con el tratamiento recibido y que al alta persisten algunos signos o síntomas clínicos. Pero, aún siendo así, en la mayoría de ocasiones la situación suele mejorar con el paso de los días y podemos contribuir a la recuperación retomando o iniciando la práctica regular de ejercicio. Es el médico forense y no el clínico, de todas maneras, el que establece si unas lesiones residuales de un paciente pueden ser consideradas como secuelas.

¿Es recomendable que el paciente acuda al fisioterapeuta para una recuperación completa?

Sí, el papel de la Fisioterapia es muy importante una vez sea evaluado por un médico Rehabilitador que va a determinar el grado de gravedad del Latigazo Cervical. Salvo en algunos casos muy leves que no cursan con síntomas, el resto se van a beneficiar de una mejoría significativa en términos de dolor y movilidad. Si estos síntomas no son tratados, el lesionado tendrá una recuperación más lenta y posiblemente incompleta.

Desde la Fisioterapia, ¿qué ejercicios y tratamiento se pauta para este tipo de lesión?

El tratamiento inicial, por lo general, está encaminado al alivio de los síntomas que pueden ser variables como dolor, mareos, irradiación hacia los miembros superiores, entre otros. El dolor mejora aplicando técnicas miorelajantes que van desde la Termoterapia hasta la propia movilización de tejidos y musculatura contracturada para conseguir una normalización del tono muscular que por lo general estará aumentado provocando dicho dolor. También se pueden utilizar Ultrasonidos y electroterapia analgésica tipo TENS. Una vez pasados los primeros días y haya mejorado el dolor, parestesias y vértigos si los hubiere, consideramos que comienza a estabilizarse la lesión. A partir de aquí el tratamiento va encaminado a mejorar la movilidad-fuerza y por consiguiente la funcionalidad de la región, de manera lenta y progresiva. Estos ejercicios al principio serán dirigidos por el fisioterapeuta que posteriormente puede indicar al paciente que los realice en su domicilio ya sin supervisión hasta el total restablecimiento de la función. En Ribera Povisa disponemos en la página web de ejercicios de movilidad y fuerza muy sencillos y útiles para el tratamiento de éste síndrome.